El Tuzobús, un transporte que buscaba ser eficiente y ágil para miles de capitalinos se convirtió en una odisea que enfrentan a diario los usuarios para llegar a sus empleos, escuelas e incluso hospitales. La mayoría de las estaciones carece de la infraestructura apropiada para ingresar desde la avenida hasta el autobús.

El Sistema de Transporte Masivo, conocido como Tuzobús, es utilizada por al menos 1 millón 281 mil 701 personas durante marzo de 2024, de las cuales 75 mil 585 corresponden a los adultos mayores y personas con discapacidad, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en su último reporte. De ahí que contar con infraestructura adecuada para desplazarse en este servicio público es esencial.

El acceso a las estaciones a través de las rampas es complejo, los seis elevadores instalados en tres estaciones, una de ellas la estación Hospitales, que son para personas con discapacidad están en el abandono y sin funcionamiento.

Las estaciones donde se encuentran los elevadores se ubican en las estaciones: SEPH, Hospitales y Juan C. Doria, espacios en donde los usuarios que van en sillas de ruedas, en muletas, bastón o padecen alguna otra dificultad de movilidad, tienen que apoyarse de algún otro usuario para ingresar al Sistema de Transporte Masivo, y poder ingresar al autobús que los conduzca a su destino.

Foto: Luis Soriano
Foto: Luis Soriano

Karen Acosta, quien acompaña a su hijo de 7 años al médico, pues sufrió una fractura en la pierna derecha, arriba al Tuzobús en la estación de Central de Autobuses para llegar hasta la clínica 36 del IMSS, justo en la estación Hospitales.

Si bien asegura que es un servicio económico, la situación se complica ante la desventaja de no contar con los elevadores que no están en servicio; y más aún en una estación que se encuentra frente a un hospital.

“Mi niño viene en muletas y es incómodo transportarlo por este medio. Subir por las rampas es muy cansado para él, debido a las tantas vueltas que hay que dar y se hace un trayecto largo y complejo”, explica Karen, quien destaca que hay momentos en que prefiere cargarlo y subirlo por las escaleras.

Expresó que las escaleras no son una opción adecuada para su caso, debido a que es muy cansado tener que cargar al niño de siete años, pues llega a ser hasta peligroso. “Es preferible sería que los elevadores estuvieran activos y no solo de muestra”, dijo.

Los elevadores fueron pensados para estaciones del transporte donde más personas con alguna discapacidad llegan como es la zona de hospitales | Foto: Luis Soriano
Los elevadores fueron pensados para estaciones del transporte donde más personas con alguna discapacidad llegan como es la zona de hospitales | Foto: Luis Soriano

Estos elevadores que prevalecen inhabilitados ha tenido por lo menos dos licitaciones; una primera en 2019, y otra más en 2021, pero no hay avance, pues se encuentran cerrados para evitar que sean vandalizados.

La Secretaría de Movilidad y Transporte (Semoth), este 2024, informó que se requiere de 4 millones 898 mil 516 pesos para rehabilitar los elevadores.

Sin embargo, en un primer momento, se destinaron 538 mil 430 pesos como recurso inicial, y 4 millones 451 mil 086 pesos fueron para gastos para el funcionamiento regular, de acuerdo con la información solicitada a través de la Plataforma de Transparencia.

Foto: Luis soriano
Foto: Luis soriano

Un servicio deficiente y sin accesibilidad para adultos mayores

En dicha respuesta también, se informó que, hasta abril pasado, no les han suministrado el recurso necesario, por lo cual están a la espera de tener "solvencia financiera" para poder llevar a cabo el procedimiento de solicitud de recursos.

Si bien los elevadores facilitarían el acceso al transporte público para personas con alguna discapacidad motora o adultos mayores, en el Tuzobús de Pachuca no es factible debido a que estos no funcionan aún; mientras que el acceso por medio de las rampas llega a ser abrumador y cansado por las largas vueltas.

Amelia Mendoza de 68 años de edad, quien frecuenta las estaciones Juan C. Doria y Hospitales expresó, “para mí, que pertenezco a la tercera edad, es muy cansado dar tanta vuelta y las escaleras no son una opción. Se tendría que contar con un camino más directo y no con tanta vuelta”.

Foto: Luis Soriano
Foto: Luis Soriano

Agregó que el servicio en este Sistema Masivo se convirtió en un servicio deficiente que “en horas pico es un caos, pues se llegan a tardar entre 20-30 minutos” en que pase una unidad.

Según datos del INEGI, de lunes a viernes existen 35 unidades operando; mientras que sábados y domingos solo hay 23 unidades que ofrecen el servicio de la ruta troncal 05 (parador) y el troncal 01 (express); el troncal 2 y 4 no prestan servicio.

Así como Amelia, usuarios señalan quejas por el mal servicio que se ofrece, tanto en la ruta troncal como en las rutas alimentadoras, que son unidades de entre 19 y 35 pasajeros que llevan de las estaciones troncales a las colonias populares de la zona metropolitana.

Con información de Abigail Alamilla

Google News

TEMAS RELACIONADOS